jueves, 24 de julio de 2014

MAZE RUNNER, LA CURA MORTAL (reseña) de James Dashner

 



Por fin sabremos en que termina nuestra amada saga, que sin duda se ha convertido en mi favorita, no sólo por su historia si no por su narrativa y eso amigos míos, es una exquisita combinación que no encontramos en muchas obras. Todo sin mencionar que al fin encontramos una saga sin triángulos amorosos y que no todo se centra en este sentimiento, yo creo que eso la hace tan especial.

Por fin muchas de nuestras dudas a lo largo de la saga se aclaran, sabemos ya quién es CRUEL y podemos juzgar mejor si es bueno o no.

Podemos decir que todo el clan de Thomas se encuentran en las instalaciones de CRUEL donde estos suelen hablarles con la “verdad” explicándoles bastantes dudas que tenían ellos y nosotros. Les hablan de recuperar recuerdos que fueron arrebatados para poder ingresar al laberinto, todo esta dentro de como reaccionaran nuestros personajes para poder encontrar la cura a la Llamarada.

Mientras estamos en las instalaciones de CRUEL Thomas se encuentra asilado (una vez más) y está en una etapa de volverse loco, pierde noción de tiempo, apetito y todo se va volviendo más complicado, en eso se nos presenta nuestro antagonista La RATA, creo que en este libro lo terminamos odiando de verdad. Es aquí cuando le explica que todo ha terminado, que si están dispuestos a cooperar todo terminara.

Nuevamente nuestro grupo se divide, se puede decir que por culpa de CRUEL.

Thomas, Minho, Newt, Jorge y Brenda (si no me equivoco) escapan para buscar respuestas y sobre todo detener a CRUEL.


Es algo difícil dar una reseña sobre este libro por muchas cosas, es un libro bastante flojo por así decirlo porque bueno, nos acostumbramos a que James nos diera mucha acción, mucha intriga y en este fue como todo muy regalado, claro que hay cosas en las que dije ¿Por qué? ¡No puede ser!, es mentira.
Pero ya que lo terminas y reflexionas sobre todos los libros te quedas con la famosa RESCA LITERARIA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejad vuestra cruz en la lápida