miércoles, 27 de mayo de 2015

LA DONCELLA DE LA SAL, F.G HAGHENBECK | EL GIRASOL DE KIWI


DATOS TÉCNICOS.

NombreLA DONCELLA DE LA SAL :LAS CRONICAS DE HELLBRUN 1
No. Ref. (SKU)9786073125895
EditorialEDITORIAL MONTENA
GéneroN/A
AutorFRANCISCO HAGHENBECK
ISBN9786073125895
EAN9786073125895
IdiomaEspañol
Año2014
FormatosNo
Número de páginas360
Edición1



Clarissa Von Zweig posee el mejor puesto al servicio del príncipe arzobispo Markus Sittikus de Salzburgo: es la doncella virgen del reino. Sólo debe cumplir las tres reglas impuestas por su soberano: alejarse de las tentaciones, cuidarse de los demonios y no morir. La última es la más difícil de las tres. La doncella está rodeada de constantes peligros, pues es el señuelo para atrapar la máxima quimera del arzobispo: un unicornio. Pero no sólo debe cuidarse de su misterioso soberano. Las fuerzas oscuras están al acecho, y entre misterios y conspiraciones, buscan regresar la oscuridad a la tierra



OPINIÓN PERSONAL. 

Etiquetado como el amor de mi vida.

Clarissa Von Zweig, doncella de Salzburgo, un pueblo demasiado rico para su tamaño pero también demasiado hermoso y misterioso. 

Carlo Fontana Hellbrun, imposible no enamorarte de este hombre, guarda tantos secretos como cicatrices, cuenta la leyenda que cuando su madre estaba embarazada le dio mal de ojo y se la transmitió a su hijo y este para escapar de la maldición se arrancó su ojo. Protector de la doncella Clarissa. 

Marcus Sittikus, arzobispo de Salzburgo, un señor arrogante pero sabio. 

Isaías: el hombre más extraño pero el más inteligente de Salzburgo.

Y con estos personajes empieza una de las historias mas fascinantes que me he leído, ustedes saben que yo soy fanática de la fantasía xD y al descubrir que este libro nos cuenta datos históricos quede prendada inmediatamente de el, tiene una lectura bastante fluida y no digamos esa portada hermosa que no puedes dejar de mirar. 

Pero comencemos con este viaje.

Clarissa es hija de unos panaderos y es la única mujer de sus cinco hermanos los cuales desde muy pequeña la han enseñado a defenderse y por culpa de uno de ellos también a leer lo cual es bastante extraño en esa época (siglo XVII), su madre siempre le ha inculcado valores y desde la muerte de su padre la ha estado incitando para que consiga marido pero Clarissa no quiere, ella es un alma libre.

En una celebración de su pueblo Clarissa tuvo un conflicto con un hombre muy fastidioso y aparece Carlo <3 <3 salvandola de lo que probablemente hubiera acabado en una violación pero esté mismo Carlo le entrega una bolsita de oro para que la apueste pero es encarcelado dejando a Clarissa en un gran conflicto moral pero he aquí como nuestra Doncella va hacia la cárcel con ayuda de su hermano y le entrega la bolsita de oro así mismo ayudándolo a escapar, de la noche a la mañana Clarissa se convierte en ser la hija de un panadero a ser la Doncella del reino de Salzburgo pero esto con toda la intención de encontrar un unicornio el cual le dará protección y riquezas a todo el reino, ¿pero qué de especial tiene Clarissa? pues ella será la Doncella que pueda cazarlo.
Pero ese no es el problema principal si no que la condesa Bathory (la condesa sangrienta) anda tras los huesitos de Clarissa por un objeto que ella tiene y he aquí la sorpresa, Clarissa, sus cinco hermanos, Isaías y Carlo luchan contra todo un ejercito de seres malvado y contra la misma condesa para establecer la paz en el reino.

Tras de esto, el autor nos cuenta una versión de la condesa Bathory muy peculiar, la cual va muy apegada a la personalidad que nos han estado describiendo durante años.

No pudiera dejar de amar este libro, todos sus personajes son perfectos, los momentos, las escenas, la historia, como hizo el autor para que todo encajara y llegar a su parte donde te aclara las dudas.

Sin duda es uno de los mejores libros que he leído.


5/5 kiwipuntos. 







1 comentario:

  1. ¡Hola!
    Parece un libro de lo más interesante. Si me lo encuentro, le daré una oportunidad.
    ¡Gracias por la reseña!
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar

Dejad vuestra cruz en la lápida